giovaniemissione.it

Riflessione sul sinodo dell'Amazzonia di Dario Bossi, missionario comboniano e padre sinodale

CRISTO SIGUE APUNTANDO PARA LA AMAZONÍA

Catholic News Service / Paul Haring

Catholic News Service / Paul Haring

Las aguas del gran río del Sínodo desembocaron en un océano: finalmente llegamos a la conclusión de tres semanas de intenso discernimiento. Ahora, yo siento que este Sínodo ofrece una enorme contribución para el mar de la Iglesia Católica, que se enriquece con los colores y los sabores de la vida de la Amazonía; y así como el río Amazonas recoge el agua de muchos afluentes, también este Sínodo favoreció el encuentro de muchas experiencias, desde América Latina y de las Iglesias de otros continentes.

Exactamente, como un río, esta Asamblea tuvo sus vaivenes, sus aceleraciones y sus obstáculos. Pero el Espíritu de Dios la condujo: sentimos este Espíritu presente, actuante y vivo, en el resultado fraterno y en el sentimiento de comunión con el que concluyó el Sínodo.

Es clara y es fuerte la percepción de la urgencia del drama de la Amazonía y de la emergencia socioambiental y climática.
La Iglesia responde con la escucha, que no es una actitud pasiva, sino una profecía del encuentro, del diálogo y de la alianza con los más pobres, que este modelo económico está condenando a la muerte.

“Alianza” es una palabra clave, que resonó mucho durante el tiempo de las escuchas sinodales, cuando consultamos a miles de personas y a centenas de comunidades de la Pan-Amazonía. Ellos buscaban una Iglesia que se hiciera presente, que permaneciera al lado de las víctimas. Y el Sínodo respondió a la altura. Y con decisión. 

Al lado de las comunidades, en defensa de sus derechos y de sus territorios, la Iglesia asume ahora con una mayor conciencia y profundidad el paradigma de la ecología integral. Sin embargo, vivir la ecología integral en la Amazonía significa, sea para la Iglesia como para la sociedad, para la política y para los modelos económicos, reconocer la urgencia de la conversión. Por eso el Documento Final tiene la conversión con un hilo rojo, porque retrata a una Iglesia que escucha y que reconoce que ella misma tiene todavía mucho que cambiar y aprender.

Más que enseñar el camino, la Iglesia amazónica quiere ser la primera en cambiar: ella reconoce que necesita abrirse más al diálogo intercultural e interreligioso; asume el compromiso de la conversión ecológica, para la cual hay propuestas muy concretas; y adquiere el valor y la firmeza para acercarse a las victimas y a las personas amenazadas.

También, en ese espíritu de conversión, la Iglesia abre espacios para nuevos ministerios, en la creatividad del Espíritu y en la inspiración y el alimento constante de la Eucaristía, que fue definida como “sacramento de amor cósmico”, un encuentro de todas las creaturas en la celebración de la Pascua.

En el Sínodo también se congregó una Iglesia que reconoce que todavía tiene una visión corta con relación a las mujeres.
Por ello requiere otra conversión más, urgente y necesaria. El Papa Francisco se refiero a ella así en su discurso final: “acogemos el desafío de las mujeres que quieren ser escuchadas”.

De esa manera, concluye lo que yo considero su segunda etapa del Sínodo, porque la primera consistió en la escucha en los territorios. Esta segunda fase fue la del discernimiento, del encuentro de los pastores de América Latina y de otros del resto del mundo. Pero viene la tercera etapa, que será la devolución del Documento Final a las comunidades.

Todavía hay mucho trabajo por delante. Pero nos anima la fuerza de la comunión eclesial que vivimos durante este mes de octubre. Sentimos la fuerza del Espíritu Santo que confirma los pasos de la Iglesia. El vigor del Papa Francisco también nos llamó la atención. Y finalmente, la voz de las mujeres y de los pueblos indígenas, que resonó con dignidad y con firmeza en las salas vaticanas e inició nuevos procesos irreversibles dentro de la Iglesia.

El Sínodo se reinicia esperando la exhortación apostólica del Papa Francisco, todavía en este año, y devolviéndole a las comunidades intuiciones, pistas de acción y oportunidades de colaboración. Cristo continúa apuntando para la Amazonía. Regresemos para allá.

 

Dario Bossi, misionero comboniano y padre sinodal.

Vatican News

Vatican News

Condividi questo articolo:

Registrati alla newsletter

giovaniemissione.it

BARI

Via Giulio Petroni, 101
70124 Bari
Tel. 080 501 0499

ROMA

Via Luigi Lilio, 80
Roma, 00142

VERONA

Vicolo Pozzo, 1
37129 Verona,
Tel. 045 8092100

PADOVA

Via S. G. di Verdara, 139
35137 Padova
Tel. 049/8751506

NAPOLI

Via A. Locatelli 8
80020 CASAVATORE (NA)
Tel. 081.7312873

VENEGONO

Via delle Missioni, 12
21040 Venegono Sup. (VA)
Tel. 0331/865010